jugos de mesa de casino

No a todo el mundo le gusta jugar en las tragamonedas de los casinos en línea. Aunque las máquinas constituyen el mayor porcentaje de entretenimiento en cualquier tipo de casino en línea, existen muchas otras opciones entre las que puedes elegir, si acaso te interesan los diferentes juegos de casino. Vamos a repasar una lista de juegos de mesa de casino para que tengamos una mejor perspectiva de cómo se juegan y de qué se requiere para jugarlos.

Si acabas de empezar a navegar por las aguas de este mar de juegos y no estás seguro en dónde sumergirte, basta con que te gusten los juegos de mesa, como las cartas, para saber que estás en el lugar correcto. Al menos, deberías tener un conocimiento básico sobre todo lo relacionado con las cartas y con los juegos de mesa en los casinos en general. Todos y cada uno de ellos están disponibles en nuestro sitio, no sólo los mejores. Aquí te vamos a presentar los más populares, para que tengas un buen comienzo.

Bacará

Este juego es considerado como uno de los más importantes en cuanto a apuestas y ganancias, consiguió su reputación gracias a las películas de James Bond. El Bacará o Baccarat también puede jugarse con apuestas regulares. Mucha gente conoce este juego con el nombre de Punto y Banca.

Hay tres variaciones diferentes de Bacará que se juegan a menudo en todo el mundo: Bacará Chemin de Fer (o simplemente ‘Chemmy’), Punto y Banca (o ‘Bacará Norteamericano’) y el Bacará Banque (a dos mesas).

En el Bacará Banque y en el Chemmy, ambos jugadores pueden tomar sus propias decisiones, lo que aporta un poco de talento al juego. En el Punto y Banca, todo es una posibilidad, pura suerte, sin estrategia alguna. El Bacará es fácil de entender, es un juego en el que se compara la mano del jugador con la de la casa. Hay tres resultados para de este juego: el jugador gana, la casa gana o hay un empate.

Las cartas del dos al nueve valen lo que se muestra en ellas. La reina y el rey tienen un valor de cero cada una. El as vale uno.

Un jugador puede apostar a la casa (el crupier) o al jugador, la elección es suya. A diferencia de los juegos de Blackjack y otros que utilizan cartas y mesas, la casa lo hace todo. El objetivo principal es conseguir el puntaje más cercano a nueve.

Digamos que apostamos por el jugador. Si su mano está compuesta por un siete y una reina, como la reina tiene un valor de cero, nuestro jugador suma siete puntos.

La casa tiene un dos y un cuatro, lo que equivale a seis puntos, lo que significa que será derrotado por el jugador, siete sobre seis. En este caso, nuestro dinero acaba de duplicarse.

Ahora vamos a hablar de la tabla de puntuaciones. Estamos contentos de que nuestro jugador haya ganado, así que volveremos a apostar, doblamos y seguimos la receta. El jugador tiene un nueve y un siete, números que suman 16. Cuando los números van más allá del nueve en el bacará, se elimina el primer dígito del número. Así que, si tenemos 16, en realidad sólo nos daría seis puntos. La casa sacó dos ochos, así que también tiene 16. Se elimina el primer dígito y también queda en seis puntos. En este caso el resultado es un empate.

Para no recibir sorpresas, es mejor tener en cuenta la siguiente información: Para el caso en el que el jugador tenga un siete y se plante, (el jugador debe plantarse siempre que tenga seis, siete, ocho o nueve puntos), y la casa saque cuatro puntos; aunque nuestro jugador no tome una carta, el crupier siempre tomará una tercera carta si su puntuación está entre 0 y 5.

La casa reparte las cartas boca arriba, dos cartas para cada uno, tanto para el jugador como para el crupier. El ganador es el que haya conseguido la puntuación más cercana a nueve. El premio es fácil de calcular, se duplica la cantidad que hayas apostado en primer lugar.

Si apostaste por la casa y el crupier gana, se te pagará el 95% de tu apuesta, y se dará el otro 5% al casino, como comisión.

Si la casa o el jugador reciben un total de ocho o nueve, ambos deben plantarse.

Si el jugador suma menos de cinco puntos, recibirá otra carta; de lo contrario, el jugador se plantará. Si el jugador se planta, el crupier tomará una tercera carta siempre que tenga entre 0 y 5 puntos.

La opción de apuesta por el empate paga 8 a 1.

Blackjack

Mucha gente conoce este juego por su otro nombre, `veintiuna`. Es uno de los juegos de cartas de casino más populares en todo el mundo. A diferencia del bacará, cuando se trata de Blackjack, tú eres el jugador, y estarás enfrentándote contra el crupier. El objetivo principal es ganarle a la mano del crupier de alguna manera. Tienes que acercarte lo más posible a 21 puntos. Se pueden conseguir 21 puntos con las dos primeras cartas, movimiento que también se conoce como “Blackjack”, o para ganar también es posible esperar hasta el final de la partida y conseguir una puntuación más cercana a 21 que la del crupier. También es posible obtener una puntuación más discreta y dejar que el crupier tome cartas hasta que supere los 21 puntos.

La gente suele jugar Blackjack con uno o más mazos estándar de 52 cartas, y se le asigna a cada denominación un valor determinado. Desde la segunda carta hasta la décima, cada pieza tiene su valor nominal. Los reyes, reinas y jotas valen diez y los ases pueden usarse como uno o como once. El jugador debe tomar una carta de manera que junto con las que ya tiene sume un valor más cercano a 21, en comparación con lo que suman las cartas del crupier. El jugador no puede pasarse de 21 puntos.

La suma óptima es un 21 de dos cartas, o un Blackjack. El Blackjack paga 3 a 2, lo que significa que un 21 de dos cartas en una apuesta de 5 000 pesos ganará 7 500 en lugar de los 5 000 pesos usuales. Sin embargo, si el crupier también tiene un 21 de dos cartas, la mano se empata y el jugador recibirá su apuesta inicial de vuelta. Solo en el caso de que el crupier complete 21 con tres o más cartas, el blackjack del jugador ganará y se aplicará el pago 3-2.

La partida se juega generalmente en una mesa que tiene la forma de un arco y puede albergar hasta siete jugadores alrededor, la parte interior del arco se reserva para el crupier. En una de las esquinas de la mesa es posible encontrar un letrero rectangular que muestra tanto las apuestas mínimas y máximas en esa mesa, como alguna variación por fuera de las reglas comunes. Por ejemplo, el letrero podría decir “BLACKJACK. De 5 000 a 2 000 000 de pesos. Separación de cualquier par tres veces. Doblar en dos cartas cualquiera”. Esto significa que lo menos que hay que pagar son cinco mil pesos y el techo se mantiene en dos millones de pesos. Los pares se pueden separar un máximo de tres veces para un número de cuatro manos. El jugador puede doblar la apuesta original (esto significa doblar hacia abajo) y recibir sólo una carta más sobre sus dos cartas iniciales.

Hoy en día, la mayoría de las partidas se juegan usando cuatro, seis u ocho mazos diferentes. Después de que el crupier los baraja, pone las cartas en un lugar llamado “zapato”, del cual el crupier puede sacar fácilmente una carta a la vez. Los partidos de uno o dos mazos son más populares en Nevada, pero también son muy populares en Mississippi y otras regiones. En este caso las cartas pueden ser repartidas directamente de la mano del crupier.

El verdadero juego comienza cuando el jugador hace una apuesta apilando una ficha o más en la casilla de la mesa que está al frente suyo. Después de que cada jugador haya hecho su apuesta, cada uno de ellos, incluyendo el crupier, recibe dos cartas. En un juego donde se usa zapato, cada carta para los jugadores se reparte boca arriba y no se les permite tocar sus cartas. En un juego de uno o dos mazos repartidos a mano, las cartas se colocan boca abajo y los jugadores pueden recogerlas, pero usando una sola mano. En cualquiera de los casos, una de las cartas del crupier se pone boca arriba para que los jugadores puedan verla.

Cuando el jugador pide, puede tomar otra carta o cartas con la esperanza de acercarse a 21. Si su total es de más de 21 puntos después de haber pedido, se dice que “se quemó” y pierde la apuesta. En un juego donde se usa zapato, el jugador anuncia que desea pedir una carta señalando sus cartas o rascando la mesa hacia sí mismo. En los juegos a cartas tapadas, el jugador que desea pedir una carta rascando la mesa con las cartas. No se permite indicar verbalmente una respuesta positiva. Estas señales se utilizan para que, en caso de conflicto, la seguridad pueda ver fácilmente la cinta y resolver la situación en consecuencia.

Si el jugador se planta, decide no pedir más cartas a la espera de que la cantidad que ya tiene le gane a la casa. El jugador puede anunciar su posición sosteniendo una palma aplastada sobre sus cartas en un juego descubierto o colocando sus cartas bajo su apuesta en un juego a cartas tapadas.

juego de mesa

Dados

Cuando estés en un casino y escuches fuertes gritos de alegría y choques de palmas, debes saber que estás cerca de una mesa de dados o craps. Si quieres unirte a la diversión, lo primero que tienes que hacer es aprender lo básico de este juego. Lo que hace que los dados sean especiales es el hecho de que es el único juego de casino que le permite al jugador tener el control total en la palma de su mano de lo que sucede. Puedes agarrar los dados, soplarlos y tirarlos como quieras.

Cuando se tiran los dados, existen varias combinaciones a las que se les puede apostar. Existe el juego principal, conocido como Línea de Pase y la Línea de No Pase, pero además hay varias combinaciones en las que el jugador puede intentar adivinar de antemano lo que mostrarán los dados. He aquí algunos consejos básicos para que puedas empezar. Después del lanzamiento inicial, un resultado de siete es un perdedor en Línea de Pase (que es la apuesta más comúnmente conocida en los dados). ¡Ni siquiera susurres el número siete cuando estás jugando a los dados! Si perdiste el lanzamiento inicial, puedes crear tu propio juego haciendo una apuesta come. En este tipo de apuesta, se aplican las mismas reglas de Línea de Pase, sólo que estarás jugando sobre la apuesta original de Línea de Pase. Si estás lanzando los dados, asegúrate de tirar lo suficientemente fuerte para que los dados golpeen la pared trasera.

Ruleta

Si puede llegar a ser muy difícil e intimidante incluso para los jugadores que visitan regularmente los casinos y se sientan en una de las mesas de juego, imagina lo que sentirá una persona que nunca ha jugado. Los diferentes juegos, la alta dinámica, los conjuntos de reglas y directrices, los límites superiores e inferiores, los trucos, entre otros, son cosas que pueden llegar a ser confusas y abrumadoras.

La ruleta consta de 38 ranuras y cada ranura tiene un número asignado. Los números van del uno al 36, 0 y 00. Se alternan parejas de números impares y parejas de números pares. También se alternan los colores negro y rojo. Las ranuras 0 y 00 son de color verde. La casa (croupier) hace girar la ruleta en una dirección y luego hace girar una pequeña bola en la otra dirección. La bola cae en una de las ranuras después de rodar, al detenerse.

La tabla está diseñada de manera que los números, sin incluir 0 y 00, estén alineados en tres columnas, cada una con 12 números. La primera fila es 1, 2, 3, la segunda es 4, 5, 6 y así sucesivamente. El resto de la mesa es para las otras apuestas en el juego en cuestión. Hay dos tipos de apuestas, internas y externas. Además, es posible hacer un número ilimitado de apuestas.

Estos fueron algunos de los principales juegos de mesa de casino más populares y toda la información presentada constituye el núcleo mismo de sus reglas. Esperamos que hayas disfrutado este artículo y ahora te sientas un poco más preparado para familiarizarte con los juegos de mesa.