Apuestas deportivas Online

Es necesario pensar un poco en tu propia identidad como apostador para elegir en qué deporte debes apostar. Verás que no hay tal cosa como el deporte por excelencia en las apuestas deportivas en línea, pero los prospectos ganadores y las tácticas para realizar apuestas cambian dependiendo del deporte y de la competencia. No te preocupes, te ayudaremos a encontrar tu deporte ideal. ¿Cuál es el mejor deporte para apostar? ¡El que te permita hacer mejores apuestas deportivas y exhibir el ganador que hay en ti!

Los fanáticos de las apuestas deportivas en internet hablan de esto como si fuera el Santo Grial: LA disciplina deportiva, o LA competencia que va con los fondos y las ganancias.

¿Por cuál deporte es mejor apostar? ¿Qué deportes proporcionan ganancias más seguras? ¿Qué tipos de partidos ofrecen mayores cuotas? ¿Qué deporte se adapta mejor a tu estilo de apuestas y a tus objetivos? Aquí hay una revisión detallada de los pros y los contras de las apuestas deportivas por tipo de deporte, y una visión general de todos los deportes relevantes en el mundo deportivo de las casas de apuestas. Son una forma de ayudarte a elegir y decidir qué sitio de apuestas es el mejor para ti en este universo ultra competitivo.

El mejor deporte para apostar: ¿deportes populares o de nicho?

Esta es una pregunta común que muchos apostadores ya se han hecho a sí mismos. ¿Es mejor apostar por un deporte conocido por todos, incluyéndote a ti mismo, o por una disciplina más especializada que tengas la oportunidad o la ambición de dominar? Ambos enfoques tienen sus ventajas que puedes tomar dependiendo de tu perfil.

3 ventajas de apostar en deportes populares:

  1. Conocimiento del juego y de los jugadores. Este es un punto esencial para poder apostar de manera efectiva. Apuesta sobre todo en los deportes que conoces bien. Deportes populares como el fútbol, el tenis o el baloncesto te ponen en un mundo familiar. Basta con establecer pronósticos relevantes sobre las fuerzas involucradas y las posibilidades de los jugadores.
  2. Promociones que hay que aprovechar. Los deportes populares tienen los mayores volúmenes de apuestas deportivas. En Colombia, más de la mitad de las apuestas se hacen en el fútbol. Las casas de apuestas deportivas siguen esta tendencia y ofrecen sus mejores ofertas de bienvenida, bonos y cuotas mejoradas en los principales deportes. Así que vete por este último si te gusta mantener tu vista en las promociones.
  3. Efectos inesperados. Muchos apostadores tienden a pasar por alto el análisis del partido y apuestan por los atletas estrella y por los equipos más conocidos. Esto crea oportunidades de hacer apuestas con cuotas relativamente más altas que el riesgo real por los menos favoritos o por los equipos inferiores. ¡La apuesta más inteligente es la de aquellos que conocen su deporte de adentro hacia afuera!

Hacer apuestas deportivas de nicho: el conocimiento que vale oro

¿Un deporte menos popular entre el público en general no te es indiferente? ¡Entonces este es el deporte más fácil para apostar! Esto te dará una ventaja sobre la mayoría de los demás apostadores. No obstante, ten cuidado, los deportes menos populares generan una variedad limitada de apuestas. Por ende, es más difícil encontrar oportunidades para obtener ganancias.

Sin embargo, vale la pena el esfuerzo cuando deportes como el judo, el balonmano y el boxeo ocupan temporalmente el centro del escenario. Cuando se llevan a cabo los Juegos Olímpicos o un campeonato mundial, atraen a una multitud de apostadores con solo un conocimiento básico de los jugadores y de los partidos. Estas son las condiciones perfectas para combinar un alto volumen de apuestas e información a tu favor.

Además, en estos deportes de segundo nivel, es más fácil vencer a la casa de apuestas. Es decir, si tienes una apreciación más fina del evento que lo que sugieren las cuotas establecidas por la casa de apuestas. En disciplinas secundarias, las casas de apuestas tienen menos información, estadísticas y analistas para establecer sus cuotas. Menos que tú, quizá, si sigues con lupa todos los torneos de motocross o de tiro con arco. Esto te permitirá beneficiarte de jugosas cuotas en las apuestas que no son apreciadas por las casas de apuestas.

El deporte más difícil para apostar: deportes desconocidos

Debes haber oído hablar de la gloriosa incertidumbre del deporte. En los deportes, lo imprevisto existe en todas partes, siempre. Pero la frecuencia de los resultados sorpresa varía de un deporte a otro. De todos modos, no podemos concluir por cuál deporte es más difícil apostar, porque algunos deportes son más rentables que otros. Las casas de apuestas de hecho reflejan cualquier parte de la oportunidad, pequeña o grande, en el nivel de las cuotas. Sin embargo, cada apostador tiene su estilo y preferencias. Dependiendo de si tienes un gusto por el riesgo o si prefieres apuestas más seguras, ciertos deportes te convienen mejor que otros.

¿En qué deportes debes apostar para hacer apuestas seguras?

Deportes sin posibilidad de empate. Esto reduce aún más la posibilidad estadística de equivocarte sobre el resultado de un partido. Ejemplos: tenis, baloncesto, billar.

Deportes con una fuerte dimensión atlética. Aquí, el favorito está normalmente en una posición fuerte sobre el campo o sobre la pista, así como en el marcador. Ejemplos: rugby, balonmano, atletismo.

Deportes individuales. El número limitado de atletas simplifica las consideraciones tácticas y reduce el impacto de la dinámica de grupo invisible para los apostadores. Ejemplos: deportes de combate, golf.

Como puedes ver, la elección del deporte por el que vas a apostar depende de criterios objetivos, como el grado de certeza o el volumen de apuestas, y criterios subjetivos, como tu gusto por el riesgo o tu forma de establecer pronósticos. Por último, pero no por ello menos importante, queda por tener en cuenta un aspecto importante: las características específicas vinculadas a cada deporte. Ya sea en términos de oferta y volumen de apuestas o en términos de apuestas y ganancias, cada deporte tiene sus fortalezas y sus riesgos.